Jump to content

Publicaciones recomendadas

Estoy confundida. Verán, mi gata y yo siempre hemos sido muy unidas, como hermanas, ella pasaba ante todos para estar conmigo y yo la recibía con los brazos abiertos, cuando le reñían yo la defendía, cuando habían discusiones ella llegaba a irradiar paz; pasábamos juntas la mayor parte del día. Bueno, ella no ha cambiado, en toda esta cuarentena nos seguimos llevando bastante bien, sin embargo, no entiendo por qué, últimamente, su sola presencia me irrita, a veces no me contengo y le digo cosas hirientes, hasta hemos llegado a pelear (literalmente), ella se eriza cuando le riño y se lanza a mis brazos para morderme, como yo tengo más fuerza la inmovilizo rápido y la boto afuera, al jardín, pero después de arrepiento; incluso un día, cuando ella arañó el sofá, perdí totalmente el control de mí, la zarandeé y mientras le gritaba una serie de insultos la empujé afuera. Las pocas veces que me agarraron esos ataques, obviamente me sentí culpable. La dejé entrar de nuevo y le pedí disculpas, no sabía si ella entendía, pero contrario a lo que pensaba, no me ignoró y saltó al sofá para dormir en mi regazo; verla tan indefensa, dependiente de mí, me estrujó el corazón. Odio mis arranques de ira, odio lastimarla así, definitivamente, no la merezco, ella es tan noble, siempre nos perdona a mí y a mi familia cuando hacemos algo que le disgusta, siempre está dispuesta a alegrarnos la vida con su hermoso ser.

Ahora está durmiendo en mi regazo otra vez, luego de deleitarme escuchando sus maullidos de súplica para entrar en casa, estoy muy enojada conmigo misma por disfrutar eso, soy consciente de como a cambiado nuestra relación y que todo es mi culpa. De hecho, ahora mismo estoy llorando mientras escribo esto, me duele pensar que algún día tendré que despedirme de un ser tan hermoso, en todos los aspectos, como lo es ella. Estoy planeando llevarla de viaje cuando termine toda esta situación del virus, todavía es joven y me gustaría que conozca todos los lugares posibles, para que cuando sea el momento de partir se lleve tan lindos recuerdos. En realidad, no me gusta pensar en la muerte o la pérdida de mis seres queridos, pero hay veces en que no puedo evitarlo.

En fin, si estas leyendo esto, gracias, nunca lastimes a tus mascotas de cualquier manera, ellos están dispuestos a amarte y estar junto a ti aunque eso implique el dolor de tu ignorancia e incomprensión hacia ellos.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
hace 12 horas, Sunrisestar dijo:

Estoy confundida. Verán, mi gata y yo siempre hemos sido muy unidas, como hermanas, ella pasaba ante todos para estar conmigo y yo la recibía con los brazos abiertos, cuando le reñían yo la defendía, cuando habían discusiones ella llegaba a irradiar paz; pasábamos juntas la mayor parte del día. Bueno, ella no ha cambiado, en toda esta cuarentena nos seguimos llevando bastante bien, sin embargo, no entiendo por qué, últimamente, su sola presencia me irrita, a veces no me contengo y le digo cosas hirientes, hasta hemos llegado a pelear (literalmente), ella se eriza cuando le riño y se lanza a mis brazos para morderme, como yo tengo más fuerza la inmovilizo rápido y la boto afuera, al jardín, pero después de arrepiento; incluso un día, cuando ella arañó el sofá, perdí totalmente el control de mí, la zarandeé y mientras le gritaba una serie de insultos la empujé afuera. Las pocas veces que me agarraron esos ataques, obviamente me sentí culpable. La dejé entrar de nuevo y le pedí disculpas, no sabía si ella entendía, pero contrario a lo que pensaba, no me ignoró y saltó al sofá para dormir en mi regazo; verla tan indefensa, dependiente de mí, me estrujó el corazón. Odio mis arranques de ira, odio lastimarla así, definitivamente, no la merezco, ella es tan noble, siempre nos perdona a mí y a mi familia cuando hacemos algo que le disgusta, siempre está dispuesta a alegrarnos la vida con su hermoso ser.

Ahora está durmiendo en mi regazo otra vez, luego de deleitarme escuchando sus maullidos de súplica para entrar en casa, estoy muy enojada conmigo misma por disfrutar eso, soy consciente de como a cambiado nuestra relación y que todo es mi culpa. De hecho, ahora mismo estoy llorando mientras escribo esto, me duele pensar que algún día tendré que despedirme de un ser tan hermoso, en todos los aspectos, como lo es ella. Estoy planeando llevarla de viaje cuando termine toda esta situación del virus, todavía es joven y me gustaría que conozca todos los lugares posibles, para que cuando sea el momento de partir se lleve tan lindos recuerdos. En realidad, no me gusta pensar en la muerte o la pérdida de mis seres queridos, pero hay veces en que no puedo evitarlo.

En fin, si estas leyendo esto, gracias, nunca lastimes a tus mascotas de cualquier manera, ellos están dispuestos a amarte y estar junto a ti aunque eso implique el dolor de tu ignorancia e incomprensión hacia ellos.

Creo que deberías tener más sexo.

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje
hace 18 horas, Sunrisestar dijo:

Estoy confundida. Verán, mi gata y yo siempre hemos sido muy unidas, como hermanas, ella pasaba ante todos para estar conmigo y yo la recibía con los brazos abiertos, cuando le reñían yo la defendía, cuando habían discusiones ella llegaba a irradiar paz; pasábamos juntas la mayor parte del día. Bueno, ella no ha cambiado, en toda esta cuarentena nos seguimos llevando bastante bien, sin embargo, no entiendo por qué, últimamente, su sola presencia me irrita, a veces no me contengo y le digo cosas hirientes, hasta hemos llegado a pelear (literalmente), ella se eriza cuando le riño y se lanza a mis brazos para morderme, como yo tengo más fuerza la inmovilizo rápido y la boto afuera, al jardín, pero después de arrepiento; incluso un día, cuando ella arañó el sofá, perdí totalmente el control de mí, la zarandeé y mientras le gritaba una serie de insultos la empujé afuera. Las pocas veces que me agarraron esos ataques, obviamente me sentí culpable. La dejé entrar de nuevo y le pedí disculpas, no sabía si ella entendía, pero contrario a lo que pensaba, no me ignoró y saltó al sofá para dormir en mi regazo; verla tan indefensa, dependiente de mí, me estrujó el corazón. Odio mis arranques de ira, odio lastimarla así, definitivamente, no la merezco, ella es tan noble, siempre nos perdona a mí y a mi familia cuando hacemos algo que le disgusta, siempre está dispuesta a alegrarnos la vida con su hermoso ser.

Ahora está durmiendo en mi regazo otra vez, luego de deleitarme escuchando sus maullidos de súplica para entrar en casa, estoy muy enojada conmigo misma por disfrutar eso, soy consciente de como a cambiado nuestra relación y que todo es mi culpa. De hecho, ahora mismo estoy llorando mientras escribo esto, me duele pensar que algún día tendré que despedirme de un ser tan hermoso, en todos los aspectos, como lo es ella. Estoy planeando llevarla de viaje cuando termine toda esta situación del virus, todavía es joven y me gustaría que conozca todos los lugares posibles, para que cuando sea el momento de partir se lleve tan lindos recuerdos. En realidad, no me gusta pensar en la muerte o la pérdida de mis seres queridos, pero hay veces en que no puedo evitarlo.

En fin, si estas leyendo esto, gracias, nunca lastimes a tus mascotas de cualquier manera, ellos están dispuestos a amarte y estar junto a ti aunque eso implique el dolor de tu ignorancia e incomprensión hacia ellos.

Los gatos tienen una sensibilidad muy especial , recuerdo que hace unos años me regalaron una gata persa  maravillosa ,yo nunca había tenido contacto con  estos animales y me sorprendía todo lo que hacía. El veterinario me dió  consejos  para saber cómo  tratarla y recuerdo que me dijo : cuando ella considere que eres   su amiga ,no te sorprenda si  se sube a tu cama ,se coloca sobre tu pecho y te mira intensamente,esa es la clave de que te ha elegido.Recuerdo que pasó el tiempo  y eso nunca sucedía hasta que  un día ocurrió y te puedo asegurar que sentí una  impresión increíble .Alicia, así se llamaba ,fue una de las cosas bonitas que alegraron mi vida .

  • Me gusta 1

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje

Tengo dos gatos, un perro, dos hurones, te entiendo, a veces estás hasta el gorro pero según cambias tú cambian ellos, no sabes el amor que necesitan y lo que les doy, son mis peques junto con mi peque, son mis cachorros, y me aman, y son como personas, sí no se lo tengas en cuenta-

Compartir este mensaje


Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.


×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.