Jump to content

Fanta, un refresco hitleriano


Invitado

Publicaciones recomendadas

Fanta, un refresco hitleriano

El conocido refresco Fanta, que actualmente pertenece a la multinacional estadounidense Coca-Cola, fue creado específicamente para el mercado de la Alemania nazi.

Comenzada la II Guerra Mundial, Coca-Cola vendía en Alemania algo más cuatro millones y medio de botellas al año. Poseía cuarenta y tres fábricas más otras nueve que estaban en construcción. El mariscal Goering había permitido la importación del ingrediente secreto cuya finalidad era nacionalizar la Empresa y apropiarse después de la fórmula.

En 1941 el gobierno de Estados Unidos prohíbe a sus multinacionales comerciar con Alemania, los responsables de Coca-Cola no deseando paralizar sus fábricas en Alemania y dejar de obtener beneficios, se vieron en la necesidad de idear algo para que éstas no dejaran de funcionar. Max Keith, Director de Operaciones de Coca-Cola en Alemania en aquellos momentos, pensó en fabricar un refresco afrutado hecho con las "sobras de las sobras" y endulzado con sacarina.

Organizó un concurso entre sus trabajadores pidiéndoles que “dejaran volar su fantasía” (“fantasie” en alemán). Uno de ellos, un tal Joe Knipp al oír la palabra “fantasie” exclamó: ¡Fanta! Y así quedó registrada en Alemania constituyéndose una Empresa independiente de Coca-Cola para poder operar en el país sin que USA pudiera poner inconvenientes. Se creó un envase distinto para el nuevo refresco, obteniendo en un tiempo récord un éxito de ventas extraordinario

Acabada la II Guerra Mundial, Coca-Cola adquirió la marca Fanta, que hoy en día sigue comercializando en el resto del mundo.
 

Enlace al mensaje

Empresas norteamericanas que trabajaron para la Alemania nazi:

IBM:

Suministró al III Reich las máquinas "Hollerith", cuya finalidad fue la elaboración del censo de judíos residentes en Alemania. Trabajaba con tarjetas perforadas, asignando a cada ciudadano una con sus datos personales, incluyendo la raza y la religión. Probablemente esta empresa fue la que más dinero ganó de todas las que hicieron negocios con los nazis siendo muy útiles a su holocausto.

Kodak:

Otra empresa que al igual que IBM, hizo pingües negocios con el régimen hitleriano. Al parecer se benefició de la amistad que mantenía Wilhelm Keppler, uno de los principales asesores económicos de Hitler, con los dirigentes de la compañía de material fotográfico. Al igual que otras empresas tanto alemanas como extranjeras, esta compañía tuvo acceso a la mano de obra esclava de los campos de concentración.

Ford:

Las relaciones del fundador de la Ford Motor Company y el mismísimo Adolfo Hitler fueron excelentes. De hecho fue uno de los mayores apoyos del nazismo fuera de Alemania.

Henri Ford fue un antisemita declarado. Llegó a poseer un periódico que utilizaba para la promoción de su cruzada particular contra los judíos. Muchas de sus teorías contra la raza judía le sirvieron a Hitler para el diseño de la llamada "solución final" (el empresario norteamericanos aparece incluso citado en "Mi lucha"). En 1938 fue galardonado con la medalla nazi al "extranjero distinguido". Su compañía llegó a ser la segunda suministradora de camiones por número de unidades al ejercito del III Reich.

General Motors:

Si Ford fue la segunda, GM llegó a ser la mayor fabricante de camiones para el nazismo a través de su filial en Alemania. Para fabricar esta ingente cantidad de modelos que sirvieron para que Hitler se adentrase con sus tropas en Austria también se sirvió de esclavos de los campos de concentración alemanes.

ITT:

Es uno de los casos menos conocidos de colaboración de una empresa estadounidense con el nazismo. Esta compañía, especializada en la producción de componentes para el transporte y la ingeniería aeroespacial, energética e industrial, poseyó durante la segunda guerra mundial el 25% de Focke-Wulf, el fabricante germano de las aeronaves militares más exitosas de la Luftwaffe.

Incluso en la década de 1960 la empresa logró una indemnización de 27 millones de dólares por el daño causado a su empresa participada por los bombardeos de la aviación de los Aliados durante la guerra

Chase National Bank:

Antes y durante los primeros años de la guerra el Gobierno nazi vendió una serie especial del Reichsmarks (la moneda alemana de aquel entonces) a los ciudadanos estadounidenses de ascendencia germana. Fue el Chase National Bank la principal entidad financiera involucrada en estas transacciones. Las acciones de Chase permitieron a los simpatizantes de los nazis en Estados Unidos adquirir los Reichsmarks con dólares a un precio muy ventajoso.

Los nazis fueron capaces de ofrecer los Reichsmarks por debajo de su valor nominal porque este dinero había sido robado a los que huyeron o fueron masacrados por razones políticas o raciales. Entre ellos, por supuesto, muchísimos judíos.

 

Todos estos son magníficos ejemplos de que las grandes empresas solo tienen una patria y una ideologia: su cuenta de resultados.

Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.