Jump to content

El ajo, manantial de salud


Invitado

Publicaciones recomendadas

El ajo, manantial de salud

Aunque el ajo, por su penetrante olor, no es bien visto “socialmente”, no le quita ningún mérito de los muchos que posee para la salud. El ajo es un ingrediente esencial en la llamada “dieta mediterránea” y uno de los alimentos más saludables. Muchos de los grandes cocineros del mundo se han manifestado en el sentido de que una cocina “que no huela a ajo” jamás podrá ser considerada como una excelente cocina.

Entre los personajes más famoso contrarios a ingerir este saludable alimento, podemos contar con la actual reina de Inglaterra, pero es demasiado sabido lo mal que saben comer los ingleses y que su cocina es más bien insignificante.

El ajo ha sido empleado desde muy antiguo como condimento, existen pruebas que nos confirman que los egipcios lo consumían hace más de 6.000 años y que sus propiedades culinarias y medicinales lo eran igualmente alabadas por los griegos.

También es sabido que los monjes medievales masticaban dientes de ajo para protegerse de la temible peste, y que durante las dos grandes guerras mundiales del siglo XX, ante la escasez de antibióticos, se utilizó para evitar que las heridas de guerra se infectaran. El ajo es un excelente antibiótico natural.

Procedente de Asia, el ajo (“allium sativum”) es una hortaliza que pertenece a la misma familia que las cebollas, las llamadas liliáceas. Verdaderamente, el ajo es una agrupación de pequeños bulbillos, los conocidos como dientes de ajo. 

A pesar de ser casi imprescindible como condimento y aromatizante en numerosos platos de la cocina mediterránea, el ajo no se caracteriza por un gran valor nutricional. Si tenemos en cuenta que se emplea en pequeñas cantidades, es lógico suponer que su aporte nutritivo no es demasiado significativo. Sin embargo, esto no le resta un ápice de su importancia como ingrediente básico de la cocina tradicional del Mediterráneo.

Mayoritariamente está compuesto por agua, hidratos de carbono y fibra. También contiene proteínas grasas y minerales tales como cinc, fósforo, hierro y calcio y algunas vitaminas entre las que destaco la vitamina C (excelente para combatir los resfriados) y en menor cantidad B1 y B2 e indicios de vitamina A. Su contenido calórico es de 114 kcal por cada 100 gramos.

Como alimento saludable, el ajo goza de una reconocida fama, siendo una excelente alternativa natural al uso de fármacos gracias a la presencia de componentes antioxidantes ricos en azufre, como la aliína. Esta sustancia, que en realidad no es olorosa por sí, cuando toma contacto con el oxígeno del aire se transforma en alicina, que es la responsable de su característico y penetrante olor. 

A su vez, la alicina se transforma en otros compuestos azufrados con interesantes propiedades terapéuticas. Son innumerables las propiedades terapéuticas que se le han atribuido a través de los siglos al ajo, destacando las siguientes: 

Es el mejor antiséptico, antibiótico y antimicótico natural que existe. Por ello es un excelente aliado contra las infecciones.

Es un excelente depurativo, pues ayuda a eliminar toxinas del organismo y contribuye a la formación y regeneración de la flora intestinal.

Mejora la circulación de la sangre debido a su poder anticoagulante.

Es extraordinariamente válido para bajar la fiebre alta.

Reduce notablemente con su uso el nivel de grasas en la sangre, disminuye los niveles del llamado colesterol malo y protege corazón y arterias.

Refuerza todas las defensas naturales del organismo.

Normaliza los niveles elevados de tensión arterial, por lo que resulta imprescindible estar presente en la dieta de hipertensos.

Su utilidad en el tratamiento de infecciones estomacales es muy estimable.

Es expectorante, por lo que resulta muy útil en afecciones respiratorias tales como asma, bronquitis aguda o crónica. 

Es antioxidante.

Posee un gran poder para normalizar los niveles elevados de glucosa en sangre.

Ayuda a regular la función tiroidea ya que es rico en yodo, siendo especialmente útil en los casos de hipotiroidismo.

Sus efectos anticancerígenos son muy notables. Está perfectamente demostrada esta función.

Ayuda a prevenir los efectos debilitantes del envejecimiento, así como cardiopatías y otros trastornos asociados a la edad avanzada.

Resulta muy eficaz contra las verrugas.

En razón a todas sus propiedades curativas, el ajo es un excelente remedio natural que puede resultar muy útil en el tratamiento y la prevención de ciertos trastornos de salud. Por último, recomendar que para gozar de forma efectiva de sus propiedades, es aconsejable consumirlo crudo o poco cocido. Como crudo, cortado en finas láminas, puede acompañarse a ensaladas. Tomado por las mañanas, en ayuno, sin masticar, acompañado de un trago de agua, resulta un remedio infalible para las enfermedades arriba indicadas.

En mi pequeño huerto familiar nunca falta su cultivo. Acompaño una fotografía de una pequeña parcela del pasado año. Los ajos, en esta parte de España, Alacant, deben plantarse en enero.

AJOS.jpg.e91fb26b67e0a5f26ac63a4ddd9ef33e.jpg

 

Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.