Jump to content

Referéndum de autodeterminación


Garroferal

Publicaciones recomendadas

Referéndum de autodeterminación

Ha llegado el momento de que en España nos planteemos si queremos seguir caminando entre la desconfianza, el desencuentro, el considerarnos unos a otros enemigos, o hacer un nuevo país que olvide el pasado y ponga cimientos para uno nuevo, unidos pero no uniformados, y con solo una singladura, la del progreso, el bienestar social, y recuperar un prestigio mundial, perdido por nuestras torpe manera de ser, y colocarnos en un lugar de más aporte al mundo y más reconocimiento.

Esto no se consigue de la noche a la mañana, pero sí hay que poner la cimentación a una idea que debiera ser aceptada por la inmensa mayoría, y aquellos que se opongan, que sean reconocidos para saber en quién o quienes podemos confiar.

Ante todo debemos saber lo que es España en realidad, un conjunto de pueblos, culturas, idiomas, con sus particulares, necesidades, anhelos y ambiciones, y todo eso se puede conjugar. No inventaríamos nada, pues incluso aquí, en esta España, y en otros tiempos, diversas culturas supieron convivir.

Bajo mi punto de vista se hace imprescindible un profundo estudio y un cambio notable de la Constitución, al cual no hace falta decir que se redactó en momentos muy críticos, de presión o ruidos de sables tan característicos aquí. Bien es verdad que nos ha servido en mucho para alejarnos de la dictadura, aunque aún quede poso de ella en diversos pensamientos que no se han reciclado a la realidad y a la modernidad de nuestro entorno. La Carta Magna, debería ser tan generosa como para entender, ante esa diversidad, que todos debemos estar en ella si de verdad lo queremos y nos sentimos a gusto. No se trata de que todas las leyes favorezcan a quien no está conforme, sino que no favorezcan a nadie en particular por encima de los demás, que haya total igualdad, de tal manera que si alguien desea caminar por su cuenta, esto es, fuera del Estado español, la Constitución no se lo impida, aunque, como es lógico, queden escritas sus condiciones.

Digamos que, por ejemplo, para que una comunidad pueda realizar un referéndum sobre recuperar su soberanía que pueda considerarla perdida, la solicitud debe contemplar un porcentaje superior a los que se oponen dentro de sus propias Cámaras, y no bastaría con un 51%, sino que debiera establecerse un porcentaje superior para tal fin; digamos al menos un 60%, que ya resultaría una mayoría muy considerable.

Pero eso no sería todo, ya que si el resultado de ese referéndum del sí favoreciera a la autodeterminación, ésta debiera pasar de nuevo por las urnas, y ahí, una vez expuestos con claridad a los ciudadanos los motivos y razones, tanto de los partidarios y los negacionistas, debiera ser aprobada por un porcentaje no menos del 70% pero siendo de obligado cumplimiento que todos los ciudadanos de esa comunidad votaran. Quienes se opusieran a votar, salvo por fuerza mayor, debieran ser fuertemente sancionados. Pero incluso con un porcentaje así, no se trataría de cambiar de un día para otro, sino fijar un tiempo prudencial, por ejemplo un par de años, para solventar todos los problemas que un caso así acompañarían, por parte del Estado central y por parte del nuevo Estado que nacería, y es más, pasado ese tiempo, y cuando todo estuviese definido, una nueva votación no sería mala idea, y ahora sí, con una simple mayoría sería suficiente.

Supongo que, por parte del Estado central, y sus ciudadanos, la separación se vería como una afrenta, como una humillación, pero no debiera ser así, sino que el nuevo Estado debiera considerarse como un Estado amigo, y establecer nuevas normas de conducta, pues al final unos y otros se necesitarían; es más, la idea de una “Comunidad de Estados Ibéricos”, donde tanto Portugal, Andorra y quien sabe si hasta Gibraltar pudieran integrarse, no la veo descabellada. 

Tengo más ideas; creo también que mis ideas de poco van a servir, pero como también tengo tiempo libre, 24 horas al día, y ganas de escribir, escribo estas bobadas, me distraigo, y a nadie molesto, o al menos eso creo porque esa intención no la tengo.

Enlace al mensaje
hace 3 minutos, Catalinius dijo:

Previo pago y devolución....que se larguen con Puchi.

A lo robado , usurpado u ocupado sea por la fuerza o por las armas, solo se restaura la injusticia devolviéndolo a sus legítimas dueños o propietarios en el caso de catalunya su derecho ha ejercer la libertad de la mayoría que es la que aquí y ahora en democracia es la que decide a ser posible con aprobación y a ser posible con consenso de todas las filosofías políticas y socieles del países cuestion.

Ahora vas y dictas tus supremacistas actitudes fascistoides.

Enlace al mensaje

Voy a añadir a lo dicho algunas omisiones que me parecen muy relevantes.

- El independentismo aplica, a nivel regional, ese principio neocon liberal individualista de "cada uno que se pague lo suyo". ¿Por qué los ricos tienen que pagar más de lo que reciben? ¿Para que los más desfavorecidos tengan sanidad, educación, pensiones y demás servicios propios de un modelo de Estado social? Pues que espabilen, porque eso de que la atención médica y el acceso a los medicamentos, la enseñanza de los hijos, la retribución de los que agotaron su vida laboral sin generar recursos suficientes para ver sus necesidades cubiertas, la seguridad, las comunicaciones, la cultura, el deporte y en general la cobertura de unos mínimos vitales y de dignidad se pague con dinero de otros es una aberración. Por tanto, todo el que aporta más de lo que recibe debe tener derecho a reclamar su independencia.

- De hecho, en el interior de Cataluña sucede lo mismo, incluso peor. Porque la franja tarracobarcelonesa, que concentra la mayor parte del PIB catalán, tiene porcentualmente más déficit con el resto de Cataluña que Cataluña con el resto de España. ¿Qué hará el gobierno de una hipotética República catalana para corregir tamaña injusticia, la misma que ellos dicen sufrir con el resto de España?

- Pero vayamos más allá. Por primera vez en su historia, una historia llena de guerras y conflictos de todo tipo, Europa está intentando colaborar, cooperar, trabajar en equipo en un "entre todos y para todos". Este proyecto se llama UE, y demuestra un salto evolutivo en el grado de civilización del viejo continente del que creo que debemos sentirnos orgullosos. ¿Qué pasaría si a las regiones más ricas, a las que les sale a cuenta, se les diera la oportunidad de independizarse? ¿Como sería Europa pasadas una décadas? ¿Más equilibrada? ¿Más cohesionada? ¿Más justa socialmente? ¿Y que habrá pasado con el proyecto de Unión Europea?

- Después está el derecho de autodeterminación, también llamado "derecho a decidir". Los catalanes deben ser los dueños de su futuro y por tanto deben poder decidir en algo que les afecta directamente. Pero resulta que una hipotética separación de su territorio no deja indemnes a los que vivimos al sur del Ebro. ¿Qué pasa con nuestro derecho a decidir en un tema que también nos afecta? Dicho de otro modo. ¿Tenemos que asistir a un hecho que nos va a perjudicar y mucho sin poder decir absolutamente nada? Cuando se defiende un referéndum unilateral, se está enviando el siguiente mensaje: "Vosotros no pintais nada aquí, nos importa un pimiento si os jode o no, Cataluña es de los catalanes y sólo de los catalanes, así que ya sabéis. Ver, oír y tragar."  Y después tienes que aguantar afirmaciones tan cínicas como esa de que ellos no son supremacistas, que no se creen mejores que nadie.... Pero también que ellos se sienten capaces de construir un país mejor. ¿Cómo van a lograr tal cosa si no se consideran que están a un nivel superior?

- Para terminar, un último aspecto de este triste y lamentable episodio de la historia de Cataluña y de toda España. Las mentiras. Es increíble el nivel de magnificación, de tergiversación, de manipulación, de falso victimismo, en una palabra, de engaño al que ha sido sometida Cataluña estas tres últimas décadas. En ese contexto no se puede celebrar un referéndum que respete el juego limpio. Haría falta abrir un debate de años y en condiciones de igualdad para que ese referéndum se celebrara en sana competencia, con el terreno de juego correctamente nivelado. La Constitución otorga a Cataluña un muy alto nivel de autogobierno. Dudo mucho que jamás  haya tenido más soberanía de la que tiene ahora. Tanto es así que ha podido llevar a cabo un proceso de degradación de la imagen de España entre los catalanes sin que nadie se lo haya impedido, apoyándose en dos falacias inaceptables. Falsa dicotomía (hay que elegir entre ser catalán o español) e inducción indebida (como en España hay fachas, España es facha).

Podría seguir, pero creo que ya me he pasado. La independencia de Cataluña, desde mi punto de vista, sólo podría ser legítima y viable en común acuerdo con el resto de los españoles, porque les guste o no sin la cooperación del estado español sería una catástrofe para ambos.

Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.