Jump to content

Reflexión en voz alta


Publicaciones recomendadas

Reflexión en voz alta

gratis-png-megafono-megafono.png.fe44bb105e7d69019b57b171e7421d65.png

 
Me he manifestado infinidad de veces diciendo que los políticos actuales me parecen poco preparados para el fin que la política representa, la política sin apellidos, que no es otra cosa que trabajar por el bien común de todos los ciudadanos. Y al decir todos me refiero a todos, pero haciendo hincapié que más se debe trabajar en pro de la parte más débil y necesitada de la ciudadanía, con la intención, creo que noble y necesaria, que las diferencias sociales, que nunca desaparecerán del mundo, que esto también ha de tenerse en cuenta, se igualen lo máximo.
 
Para que esto ocurra se deben dar muchos factores. El principal es que haya justicia social; que el Estado y sus Gobiernos se esfuercen en que la riqueza sea mejor repartida, y llamo riqueza en el sentido más amplio, incluyendo por ejemplo el trabajo, que para mí es una de las mayores riquezas del ser humano. El ser humano que con su trabajo contribuye a la mejora de toda la sociedad, siempre gozará de mi admiración, ese otro, que solo sabe extender el brazo y poner la palma de la mano, para mí es repudiable, porque, si verdaderamente hay ciudadanos —y los hay— que por diversos motivos no pueden ganarse las habichuelas por sí mismos, el resto de la ciudadanía, en este caso el Estado y su Gobiernos, deben protegerles y darles lo mínimo imprescindible para vivir dignamente, y si se alcanza, aún más. Pero pudiendo trabajar, esforzarse, dar de sí, sólo buscan recibir, a mí en nada me convencen.
 
Pero para todo ello, para repartir riqueza, hay que crear riqueza, aunque parezca frase de Perogrullo. Y ahí, a mi entender, España falla. Falla el Estado, que no cuida como debiera que la parte creadora de riqueza pueda extenderse más por el mundo. Falla el empresario que solo aspira a ganar dinero en el tiempo más corto posible, y ya no tiene la fe de otros tiempos cuando los empresarios buscan crear Empresas duraderas en el tiempo y que pasaran de generación en generación. Hoy se busca el dinero fácil, y tal facilidad, casi siempre, cae en malos modos y en corruptelas. Y falla el trabajador, que no pone todo su amor en el trabajo que hace y en la Empresa donde lo ejercita considerándola parte suya. 
 
Y de todo esto tiene parte de culpa la política excesivamente partidista de España, donde gente que no ha dado palo alguno al agua, se autodefinen como políticos, y se creen capacitados para surcar el gran mar por donde debe navegar una nave de casi 50 millones de almas. Solo buscan prebendas, aumentar su ya elevado ego, y a su ñoñez, suman prepotencia, suman vanidad, suman creerse el ombligo del mundo, y no son más (la mayoría) que unos niñatos maleducados, groseros, y necesitados de que los ciudadanos les demos una buena lección. Pero tampoco nosotros estamos por la labor, nos han apoltronado y nos hemos dejado apoltronar. Nos toman como tontos y tonterías hacemos, y mientras, ellos van de salva patrias y sin recato alguno se creen imprescindibles. Lo que acabamos de ver estos meses, ya nos lo indica a las claras. No valen, no sirven, son incompetentes…y les votamos. ¡Incomprensible!

Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.