Jump to content

El hilo de los viejos refranes


Publicaciones recomendadas

Abro este hilo sin la pretensión de mostrarme único conocedor del significado de algunos refranes y "frases hechas" habituales que iré colocando, y sin pensar que ustedes los desconocen. Nada más lejos de mi intención, sino enriquecer algo más este Foro con una aportación simple, sencilla, pero que puede agradar a muchos. Pero como refranero que lo soy, y a veces noto en la juventud un desconocimiento y origen de los mismos, aquí dejo este granito de arena. 


El hábito no hace al monje

Es una de esas frases, a veces solemne,  que acostumbramos a emplear los que usamos de estos apoyos en nuestras conversaciones. En él hay dos palabras claves: hábito y monje, y no está indicado exclusivamente para estos hombre entregados a la mística religiosa.

Hábito es el vestido o traje que determinadas personas utilizan según su estado, ministerio o nación, y en especial los usados por religiosos y religiosas de distintas órdenes.

Monje: Individuo de una de las órdenes religiosas existentes, que está sujeto a una regla común y que vive en un monasterio.

Lo que pretende significar este refrán es que en ocasiones las apariencias engañan. Que no porque intentemos escondernos bajo un disfraz para aparentar algo, somos ese algo pretendido. Más claro, el que una persona vista con ropa deportiva no significa que sea un deportista de élite; no por vestir buenas ropa significa ser necesariamente rico; no por llevar gafas graduadas se es un erudito. Sin duda las veces las apariencias engañan en muchas ocasiones, y cuando desvelamos la mentira, podemos utilizar entonces la frase de hoy: el hábito no hace al monje.
.

Enlace al mensaje

Irse por los cerros de Úbeda

Al utilizar este refrán sobre una persona en concreto, significa que, o bien empieza a divagar, empezando a hablar sobre un tema y terminar hablando de algo muy distinto sin saber muy bien cómo o por qué se ha llegado a ese punto. También suele emplearse cuando se intenta evitar responder una pregunta directa y concreta hablando sobre otra cosa no relacionada, típica estrategia que dominan perfectamente la mayor parte de los políticos profesionales, a lo cual también podemos calificar como “salirse por la tangente”.


Pero este refrán corresponde a un hecho histórico como origen del mismo. En el siglo XII, durante la Reconquista española, cuando las tropas del rey Fernando III estaban a punto de atacar Úbeda (Jaén), uno de los capitanes del ejército desapareció antes de que empezase la lucha para reaparecer una vez acabada. Cuando le preguntaron que dónde se había metido durante la refriega, el capitán arguyó que se había extraviado por los cerros de Úbeda, y desde entonces la frase transformada en refrán se asoció a la cobardía por parte de la tropa de aquellos tiempos, y hoy asociada principalmente a lo que he comentado al principio.

Enlace al mensaje

Coser y cantar

Una expresión muy popular que habremos oído infinidad de veces, y que igual la usamos también. Suele emplearse la misma para dar a entender que algo es fácil y sencillo de hacer, como por ejemplo si alguien pone en cuarentena que elaborar una tortilla es harto difícil, le decimos que es como coser y cantar y hasta se lo demostramos, en el supuesto que nosotros sepamos hacerla, aunque en mi caso concreto el darle la vuelta desde la misma sartén, sea siempre un fracaso. Nunca me ha salido bien...

¿De dónde nos llega la frase?

Pues miren ustedes, no tengo ni la más remota idea. Pero puestos a especular digamos que pudo venir al ver a las mujeres costureras haciendo su labor al mismo tiempo que cantaban para hacer el tiempo más ameno en los talleres de costura de hace años, que tantos habían. Bien pudo nacer de ellas mismas o de alguien que al verlas tan atareadas y haciendo bien su trabajo al mismo tiempo que  alegres cantaban, consideró esa labor muy fácil y que una cosa iba ligada a la otra. Pudo ser…
 

Enlace al mensaje

A perro flaco todo son pulgas

Este refrán nos viene a decir que las desgracias nunca viene solas. Y es muy acertado, pues todos, o la mayoría, nos habremos encontrado en etapas de nuestra vida que todo parece irnos mal. Aunque también puede ser una impresión personal cuando nos encontramos ante un problema difícil de solucionar (en ese momento) y no encontramos la clave y que otros problemas nos llegan y agobian con igual intensidad. Es como si de repente todo el mundo se nos viniera abajo, y que los hados se han puesto de acuerdo para hacernos la vida imposible.

¿Por qué el dicho popular ha utilizado la figura de un perro? Es fácil de imaginar, ya que un pobre animal como es el perro, que dicen ser el mejor amigo del hombre, que se encuentra abandonado de éste, con escasa alimentación, con posibles enfermedades por la desatención y carencia de víveres, y encima lleno de pulgas debe ser terrible para él. Estos bichos, las pulgas, no atacan al perro amorosamente cuidado de la vecina del quinto que lo mima hasta en exceso, sino que se ceban con el pobre del barrio.

Es entendible, entonces, si lo extrapolamos a las personas, que las desgracias nunca llegan solas y siempre atacan al más débil. También podríamos decir que los gobernantes se preocupan más de los problemas del que tiene del que no tiene, de ahí las penurias del más pobre y necesitado.
 

Enlace al mensaje

Liarse la manta a la cabeza


La manta, como todos sabemos, es una prenda de abrigo que usamos en la cama por lo general, y la cabeza es la parte de nuestro cuerpo que puede sentir, en las épocas invernales, más el frío que el resto.

Pero no, no se trata de abrigarnos lo que la frase indica, sino que hay ocasiones que conviene tomar las decisiones a realizar por nosotros mismos por muy aconsejados que estemos en cualquier sentido posiblemente con las mejores buenas intenciones, pues somos nosotros a quienes debe corresponder tomar la decisión final si a nosotros corresponde. Esto nos viene a decir el refrán que hay que liarse la manta a la cabeza, no escuchar a nadie, y decidirnos a realizar aquello a lo que estamos obligados. Es bastante gráfico, ya que la cabeza enrollada o liada con una manta, difícilmente nos permitirá oír a los demás, y que ocurra lo que ocurra o deje de ocurrir a nuestro alrededor, no nos afectará al no percibirlo.
 
Luego vendrá si hemos acertado o errado, pero eso ya es otra cosa.
 

Enlace al mensaje

Estar más salido que la alcayata un cuadro.....

Viene a decir que se está más salido que el pico una plancha, por cierto, es invención propia.

 

  • Me gusta 1
Enlace al mensaje

A buenas horas, mangas verdes

Cuando alguien se expresa de esta manera, lo que viene a decirnos es que ya es tarde para resolver cualquier conflicto, cualquier problema…, es como decir que ya no hay que preocuparse, se haya resuelto o no, porque es ya demasiado tarde para conseguirlo.
 
Esta frase, como tantas otras, no nació así como así, pues tiene un origen histórico. Durante el reinado de los Reyes Católicos existió un ejército, cuyo uniforme era de piel marrón que cubría el cuerpo hasta la cintura, y tenía una sobre manga de color verde como distintivo, tal era sí que como “los mangas verdes”, eran conocidos. Según las crónicas de los siglos XVI y XVII, este ejército se ganó entre las gentes la mala fama por ser impuntuales, pues por lo general, cuando llegaban a determinado lugar habiendo sido requeridos para prestar su auxilio, los desperfectos o siniestros ya estaban consumados, y en ocasiones los propios vecinos ya habían logrado las soluciones ante su tardanza, y alguien dijo en cierta ocasión: “a buenas horas llegan los mangas verdes”, esta frase fue muy comentada y festejada quedando para la posterioridad como señal de llegar alguien a un lugar cuando ya no hace falta su presencia o no es necesaria.

Enlace al mensaje

A caballo regalado, no le mires el dentado

Expresión que tiene diversas variantes como “a caballo regalado no se le miran los dientes” como también “a caballo regalado…” pues es tan conocida la frase que sobra con el inicio, no hace falta terminarla.
 
Los expertos en caballos, para reconocer la calidad de los mismos, entre otras muchas cosas como por ejemplo raza, origen, etcétera, que yo como neófito desconozco, lo que hacen de manera ineludible es mirarle la dentadura, pues por medio de ella conocen muchos datos del ejemplar.
 
Cuando se utiliza la frase de “a caballo regalado no le mires el dentado” significa con claridad que, puesto que es un regalo lo que recibimos, que no te va a costar un céntimo, no hay que ser tan quisquilloso o desconsiderado como para quejarnos o hacer un mal gesto de que no nos gusta, que no es lo que esperábamos o que no lo consideramos lo suficientemente bueno. Un regalo es un regalo, y, seguramente, te guste más o menos, o nada, quien te lo hace habrá puesto toda su creencia de que sí te va a gustar, por lo tanto hay que agradecerlo siempre, porque siempre hay un cajón en el que depositarlo.

Enlace al mensaje

LE DIJO LA SARTÉN AL CAZO...APÁRTATE QUE ME TIZNAS

Dícese de aquél que acomete contra otro cuando el primero tiene lo mismito acometible.

Enlace al mensaje

Como agua de mayo


En un país como España, otrora eminentemente rural, es normal que abunden expresiones relacionadas con el agro, esta expresión o refrán de ahora, que tanto habremos oído en más de una ocasión, está relacionada con el agua, elemento necesario para el cultivo.

Abril y mayo son meses en que la lluvia es fundamental para que diversas plantaciones, especialmente las gramíneas y los árboles frutales, florezcan en su mayor esplendor al llegar el verano. Si hay agua suficiente, y sobre todo en mayo, la cosecha se pronostica importante.

Es entonces cuando la frase viene acertada en muchísimas ocasiones, que es la etapa (ese mayo) en que algo nos llega en el momento oportuno y nos favorece. Podría colocar infinidad de ejemplos, pero bastará con uno. Imaginemos que alguien se encuentra en un momento de abatimiento, y alguien le hace ver con palabras que debería darle menos importancia a su problema, ya que lo que hoy le parece una montaña insalvable igual mañana no es ni siquiera un grano de arena; aquí cabría lo de decir: “Sus palabras o consejo lograron en mi un cambio positivo, pues me hicieron ver mi ofuscación, me llegaron como agua de mayo". Llegaron bien y oportunamente.

 

Enlace al mensaje

Un pastor que sepa lo hace

Dícese de aquellos que siendo diferentes en estatus, intelecto o posición, saben hacer algo concreto pese a...

Enlace al mensaje

A falta de pan, buenas son tortas

Otro de los muchos refranes españoles que toman el pan como ejemplo al ser uno de los ingredientes, quizá el más básico, para la alimentación humana.
 
El pan, dicho así, recién hecho en las tahonas, oloroso y crujiente, cuando en ocasiones faltaba la gente se conformaba con las tortas, que son panes secos, hechos sin levadura, que aguantan muchos días y son más baratas que el pan pero muy diferentes y menos sabrosas que éste. De ahí el origen de que a falta de pan, buenas son tortas.
 
Naturalmente hoy no se emplea el refrán en esa dirección, sino que nos tendremos que conformar con algo de menos valor si no podemos alcanzar nuestros objetivos más valiosos. Por ejemplo, queremos ver una obra de teatro, pero en taquilla no tienen butacas desde donde el espectáculo se ve en toda su profundidad, y solo tienen entradas de segundo o tercer anillo o laterales, si queremos verla y otro día no podemos acudir, hemos de conformarnos, pues buenas son tortas. Podríamos definirlo como el refrán "de los conformistas"

Enlace al mensaje

Con la iglesia hemos topado

Acostumbramos a emplear la frase “con la iglesia hemos topado” cuando queremos mostrar nuestra impotencia, indignación o resignación al pretender hacer algo y se nos impide, debido a que existe un poder superior que lo frena. Suele usarse mucho cuando nuestras ideas son progresistas y nos encontramos (topamos) con un entorno hostil que no las acepta y por el contrario frena nuestra intención de desarrollo e innovación. 
 
El origen de esta expresión lo encontramos en la segunda parte del Quijote, capítulo IX, donde literalmente se dice: “Con la iglesia hemos dado, Sancho”. Cervantes no utiliza la frase en boca de don Quijote en el sentido que hoy en día usamos, sino para dar a entender a su escudero que efectivamente se encontraban frente a la Iglesia de la aldea de El Toboso. Don Quijote, en su afán de llegar al alcázar donde se encontraba su amada Dulcinea, fue a dar con la Iglesia de la aldea, escena que el genial Miguel de Cervantes describe de esta manera: “Habiendo andado como doscientos pasos, dio con el bulto que hacía la sombra, y vio una gran torre, y luego conoció que tal edificio no era el alcázar, sino la iglesia principal del pueblo, y dijo: Con la iglesia hemos dado, Sancho”. 

La Iglesia católica siempre ha tenido fama, y además ganada a pulso, de imponer estrictos criterios morales y de fe, por los cuales ha llevado a la hoguera a científicos y sabios de todos los tiempos. La expresión “con la iglesia hemos topado”, se usa actualmente para designar, precisamente, ese freno que impide nuestro avance o deseo de realizar algo, y aunque se utilice a la iglesia como referente de freno, la utilizamos en muchísimas ocasiones en las cuales nada tiene que ver la misma.
.

Enlace al mensaje

Únete a la conversación

Participa ahora y únete más tarde. Si tienes cuenta, accede para participar con tu cuenta de usuario.

Invitado
Responder a este tema...

×   Pegar como texto enriquecido.   Restaurar formato

  Only 75 emoji are allowed.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página y con fines analíticos. Más información en Términos de Uso y Política de privacidad.